El ritual de cuidado personal de Lola: cada mañana abro la ventana y saludo a la vida

This post is also available in: Nederlands (Holandés)

¿Cómo te cuidas? En el primer episodio de la serie sobre rituales para el cuidado personal, hablamos con Lola Martínez Cabrera de Sevilla. Como terapeuta de Terapia Transpersonal, Mindfullness y Meditación en LolaMar en Ámsterdam, ayuda a la gente a reencontrarse a sí misma. Cada mañana, lo primero que hace es tomar contacto con ella misma y con la vida.

¿Quién es Lola?

La primera vez que me pregunté ¿Quién es Lola? no tuve respuesta. Ahora me conozco mucho mejor. Cada día descubro más sobre mí misma. Especialmente durante mis sesiones de meditación, cuando me escucho a mí y a mis emociones. Y durante el día, cuando observo mis pensamientos. No soy (ya) mis pensamientos, sino que los observo. Esa es una gran diferencia. ¿Por qué no nos preguntamos más a menudo quiénes somos, en lugar de qué hacemos y qué tenemos? Si tienes 5 minutos para responder a la pregunta ¿Quién soy?, ¿cuál es tu respuesta? ¿Realmente sabes quién eres?

¿Qué evento cambió tu vida?

Un severo y complejo ataque de migraña, hace 32 años. El ataque fue tan fuerte que me hizo enfermar durante tres meses. Durante mi recuperación sentía: básicamente estoy sana y tengo la fuerza para volver a estar sana. Por eso tiré la medicación por el inodoro y trabajé con mucha perseverancia en mi propia recuperación. La meditación, la respiración consciente y la reconexión conmigo misma fue la clave.

¿Qué significa para ti cuidarte?

Cuidar de uno mismo es una búsqueda constante de equilibrio. Y escuchar a tus emociones. Comer pan integral pero no escucharte sigue siendo no cuidarse bien.

¿Cuál es su ritual de cuidado personal?

Mi ritual de cuidado personal comienza en cuanto me despierto. Hago contacto conmigo misma poniendo una mano en mi corazón y la otra en mi hara (centro energético del cuerpo). Entonces abro la ventana y digo en voz alta: bienvenida vida, ¿qué tienes para mí hoy? He estado haciendo esto durante 15 años, todos los días. Porque así es como yo lo veo. La vida nos llama todos los días. Todo lo que tenemos que hacer es abrir la puerta. Estoy tan feliz de estar viva. La vida es tan hermosa que no quiero perderme nada. Por eso ser consciente de la vida es tan importante para mí. Durante mucho tiempo viví en piloto automático, y me sentía como si estuviera sobreviviendo.

¿Qué significa para ti ser consciente de la vida?

Todo, es el centro de mi vida. Atención absoluta, observar la vida. Si vives en piloto automático, tu futuro es igual que tu pasado. La vida consciente y observadora significa que puedes elegir cómo lidiar con la adversidad. Si eres consciente de tus motivos y tus pensamientos, ya no le gritas a nadie. O ya no tiras plástico en la calle. No porque así lo hayas aprendido o porque sean las reglas, sino por tu convicción interior. Afortunadamente, la conciencia de la sociedad está creciendo, lo que resulta en una motivación más intrínseca para cuidar de los demás, del planeta y de los animales.

¿Cómo te ocupas de los demás?

Primero cuidando de mí misma. Cuando estás en equilibrio, tu conciencia y la inteligencia del corazón aumenta. Aplico mi mayor conciencia en mi trabajo, en el que ayudo a la gente a pensar en sus emociones. Una emoción es como un bebé. Cuando llora, ¿qué haces? Lo abrazas para consolarlo. No deberías tratar tus emociones de forma diferente. Si no las abrazas, no dejan de gritar pidiendo atención. O, peor, vas a aprender a dejar de sentir. Y en algún momento, eso se va a retorcer, y podrías perderte. Durante mis sesiones me acerco mucho a la gente. Me muestran quiénes son en realidad, abren sus corazones y dejan que sus almas hablen. Somos mucho más de lo que ves.

Una emoción es como un bebé. Cuando un bebé llora, ¿qué haces? Lo abrazas para consolarlo.

¿Cómo ves el mundo en esta época del coronavirus?

Si exprimes una naranja, ¿qué sale? Zumo de naranja. Cuando una crisis te presiona tanto que te exprime, ¿qué sale? Cuando aumenta la presión, es cuando ves realmente de qué estás hecho. ¿Sale el miedo? ¿O miras esta crisis con confianza y calma? Por supuesto tiene sentido estar triste, esa era yo incluso después de que mi madre muriera. E incluso durante esta crisis, no es fácil. Pero estoy enamorada de la vida, y por eso siempre hay una sonrisa en mi cara.

Cuando aumenta la presión, es cuando ves realmente de qué estás hecho. ¿Sale el miedo? ¿O miras esta crisis con confianza y calma?

Un último consejo, como terapeuta…

¡Vive! No en modo supervivencia o en piloto automático. Y aborda tus adicciones emocionales. ¿Te quejas mucho? Entonces tendrás más y más sobre lo que quejarte. Porque si te quejas, tu cuerpo se ajustará a eso y sentirás más dolor y malestar. Tal vez tu cuerpo también está buscando algo de lo que quejarse, para que te sientas como una víctima. ¿Por qué, qué hay debajo? No puedes elegir por lo que estás pasando, pero puedes elegir cómo lidiar con la adversidad.

¿Te gustaría ponerte en contacto con Lola? Puedes encontrar más información en su sitio web Lolamar.