Cronoalimentación: come según tu ritmo biológico

This post is also available in: Nederlands (Holandés)

La regularidad con la que comemos y el momento en que comemos tiene más efecto de lo que pensamos. Al aplicar un buen horario de comidas e ingredientes podemos controlar campos como el sobrepeso, la presión sanguínea y la resistencia a la insulina. Cada vez más estudios lo demuestran. La cronoalimentación, es un movimiento de los años 80 que aboga por encontrar el momento ideal para cada alimento.

Cada uno tiene su propio reloj biológico. Dependiendo de lo que comes y cuando lo comes, te beneficia más o menos.

Lo que sabemos sobre horarios de comidas

  • Es sabido que si comes tarde por la noche, engordas más rápido. Charlize Theron usó esta técnica para ganar peso para la película Tully, en la que ganó 23 kilos. “Solía levantarme regularmente por la noche para comer macarrones”, dijo. Al comer tarde se producen trastornos metabólicos y del sueño, además de obesidad.
  • Nuestros cuerpos tienen un reloj biológico de órganos. Según el reloj de órganos chino, cada órgano tiene 2 horas en las que es más activo.
  • Puedes aprender más con este libro
  • Antes comíamos a horas fijas. Hoy en día, con el trabajo y los horarios, también picamos durante la semana a horas no propias para comer. Al hacer esto contribuimos al desajuste corporal

La cronoalimentación es beneficiosa para tus hormonas

Según la teoría de la cronoalimentación, los alimentos tienen un efecto directo sobre las hormonas que regulan: el sueño (melatonina), el hambre (leptina), el estado de alerta (adrenalina y norepinefrina).

Por esta razón, al controlar lo que comes en varias horas del día, puedes sacar el máximo provecho de tus alimentos. Además de ayudar a tu cuerpo a realizar sus funciones básicas correctamente. Es decir, dichas funciones se realizan con menos esfuerzo. Por lo que te sientes mejor y con más energía y durante todo el día.

Un ejemplo. Al tomar alimentos ricos en triptófano (semillas de girasol, plátano u hongos) por la tarde, ayudarás a tu reloj biológico a dormir más fácilmente por la noche.

Qué comer y a qué hora. En eso se basa la cronoalimentación

Tomar carbohidratos o proteínas a diferentes horas del día, tendrá un efecto diferente en su cuerpo. Ya hemos mencionado la dieta rica en carbohidratos de Charlize Theron en medio de la noche. Y ya vimos su efecto. Según la teoría de la cronoalimentación, el cuerpo procesa un cierto alimento mejor y peor dependiendo de la hora del día. Y eso causa, aumento de peso, peor piel o desarrollo de inflamaciones y alergias.

Consejos para comer según la cronoalimentación y el reloj orgánico:

  • El desayuno y el almuerzo son buenos momentos para comer carbohidratos y grasas. Nuestro cuerpo necesita entonces la mayor cantidad de energía para quemar calorías. Al comer carbohidratos y grasas por le día y no por la noche, perderás peso y tendrás menos riesgo de padecer diabetes.
  • Es mejor comer proteínas durante la cena. Por ejemplo, carne, huevos o verduras como la alcachofa, la coliflor, las judías o el brócoli. ¿Porqué? Porque las proteínas ayudan a reparar los tejidos. Una actividad que el cuerpo realiza durante el descanso. Por ejemplo, cuando se duerme.

Leer más sobre comida y regularidad